Este número de La pesadilla de Nanook es posible gracias al patrocinio de EGEDA COLOMBIA.

De qué manera se aproximó Robert Flaherty al mundo de Nanook
¿como una aventura para complacer el exotismo de sus espectadores o
como una revelación sobre un mundo que no habían registrado las cámaras?
Pablo Mora nos descubre los misterios que se pusieron en juego
para realizar un cinemito de la historia documental.

 

 

Fenotipo del documentalista ★

 

Cada oficio tiene sus características.
El documentalista obedece a los rasgos que definen su comportamiento para observar el mundo.
¿De qué manera? Su fenotipo nos enseña las peculiaridades de una tribu cinematográfica que recorre el planeta filmando historias desconcertantes.

VER

Rodrigo Silva nos propone: cuando lo real no es suficiente se hacen necesarias las imágenes. En su artículo nos responde por qué.

El acceso a la revista es libre. Para continuar con nuestra labor aceptamos donaciones.
Haga su aporte voluntario a la cuenta corriente Davivienda, No.005169999702,
Corporación Colombiana de Documentalistas ALADOS, Nit 830.074.223-4

 

Testimonios

Para Andrés Duque el documental podría ser, entre otras cosas, un rescate que hace la memoria de los “mundos perdidos” en la infancia, de lo que regresa a través del tiempo como lo describe en su texto La realidad es un cromo.

 

Provocaciones de lo real

En la primera frase de su artículo, Volver a crear lo real, Alejandra Meneses asegura: “Entrar al cine es entrar a la vida extendida en la imaginación”. El lector comprenderá por qué el cine y la realidad hacen de la imaginación en el documental una forma de invocar el rastro de nuestros fantasmas, de aquellos que regresan a través de la cámara y de sus testimonios.

 

En breve – Reseñas

 

La Pesadilla de Nanook